crisis/Decrecimiento/economía/Europa/feminismo/Mujeres/patriarcado/Política

El TTIP y la necesaria perspectiva de género

El sábado pasado participé en el acto “Sobirania segrestada – Drets en perill” que celebraban los compañeros de ICV de Tordera en esta localidad. Las conferencias, dinamizadas por Albano Dante de Cafè amb Llet, reunieron a diferentes sensibilidades políticas, movimientos ecologistas y sociales, todos ellos agrupados bajo la campaña “Catalunya no al ttip” (aquí un enlace a la campaña estatal donde encontraréis mucha información al respecto).

Llevo mucho tiempo queriendo redactar un buen artículo al respecto, y mucho se ha dicho desde Equo y desde otros colectivos sobre cómo afecta el Tratado de Comercio e Inversiones Unión Europea-Estados Unidos a la legislación europea sobre medio ambiente.

Sin embargo, hay mucho menos escrito sobre la perspectiva de género cuando hablamos del TTIP, y me da la sensación de que no estamos haciendo suficiente hincapié en que este tratado es una bomba de relojería que se lleva por delante 30 años de legislación para la igualdad y avances feministas, siendo una de su características en mi opinión más graves la capacidad enorme que tiene de disparar la exclusión, la pobreza y la desigualdad.

Sabemos, por las luchas feministas que han tenido lugar en Latinoamérica desde los 80, que todas las políticas neoliberales afectan siempre primero, en mayor medida, y durante más tiempo a la población femenina.

No hace falta, sin embargo, irse a estadísticas de los países del sur para entender lo que está pasando. La crisis ya ha permitido a los mercados ensayar ajustes en diferentes países europeos, como Grecia, Portugal o España, donde podemos poner cifras encima de la mesa que demuestran hasta qué punto las medidas “paliativas” impuestas por la Troika han causado problemas en mayor medida a las mujeres que a los hombres.

Al iniciarse la crisis en 2007, la mayor afectación del sector de la construcción pudo dar la sensación de que la pérdida de empleo era sobre todo masculina. Pero, esta percepción fue errónea desde el principio, puesto que otros sectores mayormente femeninos y muy afectados, como el turismo, no tuvieron una prensa tan importante como el sector inmobiliario. En cualquier caso, en 2010 ya se había dado la vuelta totalmente a la tortilla, y para 2013 el 70% del empleo destruido era empleo femenino.

Si al iniciarse la crisis, la cuota de población activa separaba en 10 puntos porcentuales a hombres y mujeres, en la actualidad la población activa masculina es hasta 13 puntos porcentuales superior a la femenina. De todo el empleo creado en 2014, 250.000 fueron empleos masculinos y 160.000 femeninos. La recuperación, por tanto, si es que queremos hablar de la misma, llega más tarde a mujeres que a hombres.

Además, las ayudas a la dependencia se redujeron hasta en un 85% y se eliminó la seguridad social de las personas cuidadoras, que no hace falta decir que eran mujeres hasta en un 90%. El Estado ha reducido hasta niveles inimaginables todo tipo de servicios sociales, desde guarderías para niños de 0 a 3 hasta centros de día. No necesito decir a quién afecta en mayor medida estos cambios. Los recortes en estos servicios han venido acompañados de una apelación a la solidaridad familiar, una solidaridad familiar que significa que serán las mujeres, en último caso, las que han de sustituir al estado del bienestar, lo que redunda en su salud, en su calidad de vida y en su acceso al mercado laboral.

Ahora, el TTIP pretende una armonización a la baja de la legislación europea. Si la comparamos con la legislación estadounidense, solo en términos laborales, esto podría significar para las europeas una pérdida de derechos sin precedentes: los EEUU no reconocen el derecho al mismo salario por el mismo trabajo para hombres y mujeres, ni los permisos de maternidad/paternidad, ni los permisos de lactancia, entre otras muchas cuestiones que afectarán en mayor medida a las mujeres, como cuestiones ambientales (mayor afectación de la contaminación), sanitarias (medicalización del ciclo reproductivo femenino) o de soberanía alimentaria (acceso a una alimentación digna y a saber el origen de los alimentos en el mercado).

No olvidemos que la pobreza tiene rostro de mujer: un 70% de los pobres de todo el mundo son mujeres. Las políticas neoliberales exacerban la brecha entre ricos y pobres, no es necesario hacer muchas ecuaciones para entender que el TTIP hará más pobres a las mujeres europeas.

Evidentemente, el trabajo de poner sobre la mesa el peligro del TTIP desde una perspectiva de género no puede corresponder exclusivamente a la Campaña, por lo que me uno a las voces que reclaman al feminismo que salga a la calle en contra de este tratado en concreto y en contra de las políticas neoliberales en general, tal y como explica Estefanía Rodero Sanz, citando a Lourdes Benería, en su artículo “El TTIP contral las mujeres” publicado recientemente en Pikara:

Hace unos meses Lourdes Benería manifestaba que el feminismo en Europa no había cuestionado con la suficiente fuerza lo que nos traía el modelo neoliberal, que no había introducido como algo central este tema en su agenda. No estábamos haciendo el suficiente hincapié en que cada vez es más profundo el conflicto entre capital y vida. Veíamos a nuestras compañeras latinoamericanas movilizarse contra el NAFTA, contra el ALCA, generar nuevos frentes contra el libre comercio, salir a la calle bajo el lema “somos mujeres, no mercancías”, pero aunque desde las redes internacionales se seguían y conocían estos procesos, la “maquilización”, se consideraba más un tema de apoyo a las redes feministas que como un tema PROPIO de nuestra agenda. – See more at: http://www.pikaramagazine.com/2015/01/el-ttip-contra-las-mujeres/#sthash.3pQsu5dA.dpuf

Y me comprometo a seguir investigando los efectos que tiene este tratado en la población femenina, y las alternativas que podemos construir y defender entre todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s