elecciones europeas/Equo/Europa/feminismo/maternidad/Mujeres/nuevas masculinidades/patriarcado/Política

¿Se puede hacer política con niños?

Esta es una pregunta que me tengo que hacer casi a diario, cuando me invitan a un acto, conferencia, reunión, charla en la que tengo que hablar. Me tengo que preguntar siempre: ¿puedo ir con el niño? ¿va a ser un sufrimiento para él? ¿es mejor que le busque algo que hacer aparte? Todas estas cuestiones me incitan a la rebelión: nuestros hijos son el futuro, no solo en el sentido ñoño, también en el sentido financiero. Nuestros hijos nos van a pagar la pensión, y tal y como va la cosa, vamos mal, de hijos y de pensiones. Si estamos haciendo política para ellos, ¿por qué no con ellos?

empresarias-lactancia

El post-colonialismo es una corriente literaria surgida a finales de los setenta que defendía que la descripción del Otro, del conquistado por el colonialismo/imperialismo inglés, francés, portugués o español nunca podría hacerse desde la mirada etnocéntrica, nunca podría liberarse y cobrar identidad, si no podía hacerlo en un lenguaje distinto al del colonizador. La teoría feminista (y la antropología, etnología, historia o literatura, entre otras disciplinas) acogió con buenos ojos esta teoría y la hizo suya. ¿Cómo puede una mujer entenderse a sí misma, o vivir su cuerpo de mujer, si permanentemente ha de utilizar el lenguaje del “colonizador”, el lenguaje del patriarcado, para describirse así misma?

Lo mismo podemos decir en política: ¿cómo podemos las mujeres crear una cultura política diferente, más amable con las personas, menos cínica, más al servicio de la ciudadanía, si para crearla solo utilizamos los instrumentos que nos deja el patriarcado? Esta pregunta me golpeó la cabeza el sábado pasado en un coloquio con candidatos, y lo digo en masculino porque solo había candidatos y luego estaba yo. Yo y el niño.

Para poder asistir a este acto, mi organización, Equo Catalunya, me dio todo tipo de facilidades. Me propuso hacerlo al lado de mi casa, en el local de una asociación preparado para hacer reuniones con niños, lleno de juguetes. Y en un principio, todo parecía perfecto. El niño estuvo jugando hasta el momento justo en que los cuatro candidatos nos sentamos a “contarle” al público el por qué de nuestras candidaturas, por qué votar, por qué votarnos a nosotros. En ese momento exacto, el niño cruzó la sala y se sentó en mis rodillas, ante lo que presintió como un entorno amenazador.

Y la pregunta volvió a mi cabeza: ¿podemos hacer otro tipo de política? ¿Una política en la que no cuestionemos a las personas, en la que las personas no tengan que “encarnar” nada? ¿Se puede hacer política sin que se sienta como una amenaza? Algunos me diréis, insisto en el masculino, que os sentís muy cómodos hablando en público y contestando a preguntas incómodas. Que describo actos a priori “amables” de forma negativa. Pero yo tampoco me sentí incómoda hasta que el niño se sentó en mi regazo, y entonces descubrí lo difícil, tremendamente difícil que resulta concentrarse y exponer algo de forma coherente al público con un niño encima. Había algo que se me escapaba… ¿qué era?

ronzulli

A menudo me reúno con mujeres, o con mujeres y hombres, en el salón de mi casa, o en el parque, o en un café, y hacemos política. Hablamos animadamente, a veces levantamos la voz, o discrepamos. Nos intercambiamos consejos, sobre la vida, sobre la cocina, sobre la crianza. Hablamos del parto en casa, de la educación, de Som Energia, de las asociaciones del barrio, de la consulta independentista, de la agricultura ecológica. Organizamos talleres y los damos. En todas esas ocasiones los niños están allí, y no se sienten amenazados, no piden excesiva atención, juegan juntos al lado.

Intento imaginarme cómo podríamos hacerlo de otra manera. Me decía un compañero por twitter ayer: también más hombres con niños en política. Sí, también. Y también más hombres cuidando niños mientras las mujeres hablamos. Las mujeres hemos de conquistar lo público, y tenemos que poder hacerlo con el niño en brazos, sin que ello suponga un menoscabo de nuestra capacidad de hablar y comunicar. Pero esa conquista no es posible sin la conquista por parte del hombre de lo privado: sin hombres que den un paso atrás y decidan abandonar lo público, sin hombres que se atrevan a hacer otro tipo de política, una política en la que estemos todas jugando con los niños mientras hablamos, en la que no haya lugar para situaciones incómodas y amenazantes. En la que no te puedan levantar la voz o hablarte de forma agresiva. Porque hay niños delante, y porque esas son las formas que tenemos que desterrar. Porque esa es la política que no queremos hacer.

he-can-do-it

6 pensamientos en “¿Se puede hacer política con niños?

  1. Muchas gracias por tu entrada. Me veo completamente reflejado, mi mujer trabaja y soy yo quien se queda con el niño. Hago lo que puedo para compaginar activismo y paternidad y muchas veces (Como ayer con el tuitencuentro) no lo consigo. A veces simplemente no es posible ni es culpa de nadie, pero otras veces seguro que se podría hacer mucho más para facilitar la participación de madres y padres con hijos.

    • Hola Ramón: muchas gracias por el mensaje. Efectivamente, yo tampoco pude estar en el tuitencuentro. Los padres deberíamos plantarnos y pedir reuniones y actos por las mañanas. Saludos.

  2. Si, a mi me pasa lo mismo con mi hija, mi mujer trabaja y estudia así que nos tenemos que organizar para compaginarlo todo, trabajos, crianza, cuidados, estudios y política. Como te puedes imaginar al final está perdiendo la política y es precisamente por lo que comentas. Muchas veces tengo que renunciar a participar en actos o mesas informativas porque tengo que cuidar de mi hija y ocuparme de la casa (Lo hago encantado y lo considero mi responsabilidad), algunos pueden pensar que no me implico, pero aporto lo que puedo cuando puedo, si todos hiciésemos lo mismo a lo mejor llegaríamos más lejos. Lo digo porque hay quien aporta cuando le apetece o le conviene, descarga sus responsabilidades en otros y hacen política en plan hobby.

  3. Carolina, este es un nuevo frente, pero es magnifico que se ya este abierto.Es algo que lamentablemente no se ha caminado suficiente ni siquiera en los países del llamado Bienestar. Creo que nuestro carácter latino, más apegado a la familia nos hace no ser capaces de renunciar a nuestra dimensión comunitaria… y es muy reconfortante conocer cada vez a más hombres que cambian su rol de una forma alegre, aunque sufriendo las mismas limitaciones que hemos sufrido las mujeres, y que son las que deben desaparecer.
    A mi me emociono la fotografía, y ahora al leer la razón me conmueve la sensibilidad de tu hijo. Un gran hombre que sabe escuchar/te.
    Como sabes yo he educado a mis hijos, desde los diez años, fuera de la escuela… otro reto, pero una de las personas que me sirvieron de inspiración fue la fotógrafa Ouka Lele, ella iba siempre con su hija… a trabajar, a las exposiciones, cuando daba conferencias… la niña se sentaba con libros y juegos en el suelo, junto a su madre.
    Y había comentarios de todo tipo:(
    Espero que estés preparada para eso también. Ya sabes que aunque nosotras no estemos de acuerdo en algunas cosas, tienes todo mi apoyo.

    • Hola Carmen: no sabía que habías educado a los niños en casa. Es una opción que me tienta, porque choco mucho con lo “establecido” y las normas del colegio me superan, pero no creo que fuera capaz. Ya soy maestra a tiempo completo cuando sale.

  4. Hola Carolina,

    Soy Natalia, Responsable de Comunicación de Paperblog. Quisiera disculparme por dejarte un comentario en el blog, pero no he encontrado otra manera de contactarte. Tras haberlo descubierto, me pongo en contacto contigo para invitarte a conocer el proyecto Paperblog, http://es.paperblog.com, un nuevo servicio de periodismo ciudadano. Paperblog es una plataforma digital que, a modo de revista de blogs, da a conocer los mejores artículos de los blogs inscritos.

    Si el concepto te interesa sólo tienes que proponer tu blog para participar. Los artículos estarían acompañados de tu nombre/seudónimo y ficha de perfil, además de varios vínculos hacia el blog original, al principio y al final de cada uno. Los más interesantes podrán ser seleccionados por el equipo para aparecer en Portada y tú podrás ser seleccionado como Autor del día.

    Espero que te motive el proyecto que iniciamos con tanta ilusión en enero de 2010. Échale un ojo y no dudes en escribirme para conocer más detalles.

    Recibe un cordial y afectuoso saludo,
    Natalia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s