cine/cuentos/cultura/Educación/feminismo/folclore/maternidad/nuevas masculinidades/patriarcado/Política

Crianza y nuevas masculinidades

En mi última entrada os hablaba sobre el cuento tradicional y el efecto que puede tener en nuestros hijos si sabemos cómo transmitir el mensaje que contienen. Como el tema de las princesas disney y el maltrato a las mujeres son temas que, agravados por la crisis, están de tan plena actualidad, dejé para el final, y con poco espacio ya, los mensajes que transferimos a los niños. A los hombres que estamos criando.

Mi hijo jugando a las cocinas en la ludoteca

Mi hijo jugando a las cocinas en la ludoteca

El día que el ginecólogo me dijo que traía un niño, y movió mi panza para que se le moviera “la colita” (sic) de forma que no hubiera lugar a dudas de que lo que teníamos en pantalla eran unos órganos sexuales masculinos, tuve una crisis existencial. Tenía toneladas de información sobre cómo criar a una hija contra el patriarcado, pero no tenía ni idea de qué hacer con un niño.

Así que llevo cerca de cuatro años buceando en un nuevo concepto político al que el feminismo debería prestar mucha más atención: la creación de nuevas masculinidades. Los hombres necesitáis a un Simon Bouvier que os escriba “El primer sexo”… porque sabemos mucho sobre cómo se construye el género, y sobre cómo la mujer queda supeditada al hombre en el patriarcado. Pero sabemos muy poco sobre cómo se construye la masculinidad, y qué hacemos para construir una masculinidad diferente, una masculinidad para la igualdad.

Hablamos mucho sobre las violencias que se ejercen diariamente contra las mujeres en todo el mundo, incluidas las violencias sutiles que soportan las mujeres occidentales, hablamos del techo de cristal y del suelo pegajoso, de la crianza y la maternidad, de la alienación… Pero no hablamos de las violencias, diarias, que soportan los hombres para convertirse en tales. La presión por no poder mostrar sus sentimientos, por no llorar, por ser fuertes, valientes… Sobre cómo su única vía de escape es el deporte (y cualquier madre de varones sabe de lo que estoy hablando). De lo difícil que es dejar que un niño sea delicado y se exprese artísticamente sin que se rían de él compañeros, profesores y otros padres.

Hoy he dado con un vídeo TED que (n)os puede ayudar un pasito en esta tarea inmensa que es educar a un niño para un mundo igualitario. Espero que os resulte útil y que sirva para que comencemos a tomarnos este tema en serio y darle la importancia que merece en la agenda política y feminista.

No he conseguido el vídeo subtitulado, si lo hago os mantengo informados y si no lo entendéis, lo explico en los comentarios.

7 pensamientos en “Crianza y nuevas masculinidades

  1. El problema es ¿Cómo educar a un niño en un mundo que está cambiando mas rápidamente incluso que el propio niño? Nosotros hemos sido criados en un mundo que primaba la competitividad y la ambición entre los hombres, pero ¿Cuales son las características que primarán en la sociedad dentro de, pongamos, quince años? Realmente no lo sabemos, así que quizá lo mas sensato sea intentar enseñar a las nuevas generaciones a ser como nosotros creemos que debería ser el futuro. Y me temo que esto no solo afecta a los varones, sino también a las mujeres: las personas no son compartimentos estancos, unas influyen sobre otras.
    A lo mejor no hay que criar a niños y a niñas de formas distintas. Yo pondría a su disposición todas las opciones posibles, y que ellos/ellas decidan. Solo procura enseñarles algo útil.
    Por cierto: no es mala idea que el pelirojo aprenda a cocinar. Mis conocimientos de cocina son bastante pobres.

    • Hola Ángel: no creo que sea un problema de educar a niños y niñas de forma diferente, el vídeo, y mi entrada, hablan de el mensaje que reciben, y mandamos un mensaje diferente a niños y niñas, y les damos vías de salida, de expresión y de motivación diferentes según el sexo. El vídeo lo que defiende es que les dejemos a los niños ver más películas supuestamente para niñas, y que les proporcionemos modelos de masculinidad diferente: hombres a los que no les importa llorar en público, hombres a los que no les importa tener una mujer jefe, hombres que prefieren cooperar en vez de competir… Cómo sea el mundo dentro de 15 años dependerá mucho de lo que permitamos a los niños ser. Los datos que se dan en el vídeo sobre violencia contra las mujeres y nuestra responsabilidad como padres de no crear niñas víctimas pero tampoco niños violentos no tienen desperdicio. Un saludo, ¡y gracias por el debate!

  2. Estoy totalmente de acuerdo con lo que planteas, necesitamos redefinir la masculinidad de manera que permitamos a los varones igualdad de condiciones… es hora de la “liberacion masculina”

  3. Gracias por la entrada y el video!
    Creo que lo que comentas es fundamental – ¿cómo construimos (o simplemente dejamos crecer?) masculinidades que no encajan con lo que el patriarcado les exige? La “prohibición” de características consideradas “femeninas” (sensibilidad, hablar de sentimientos, intereses artísticos, y hasta según qué edad, el mismísimo color rosa).

    Pero también me quedo con otra pregunta: ¿cómo prevenir (si se puede decir así) hombres que encarnen y ejerzan el patriarcado? No me refiero a los hombres “víctimas” de él, sino aquellos que lo explotan y lo perpetúan. ¿Es siquiera posible?

    PD: totalmente de acuerdo en que no es necesariamente un problema educar a niños y niñas de forma diferente. Si “en el mundo externo” van a recibir estímulos totalmente diferentes (anuncios de juguetes, “role models”, expectativas, totalmente diferenciados),es casi obligatorio prepararles y darles las herramientas para entenderlo como tal. Y eso muy probablemente necesite conversaciones muy distintas con niños que con niñas.

    Gracias de nuevo por el post!

    • Hola Joan:

      Gracias a ti por tu mensaje. Puedes ver en la entrada anterior (https://lapoliticayyo.wordpress.com/2013/07/27/sobre-los-cuentos-princesas-modernas-y-algunos-principes/), donde explico un poco como abordo la pasión de mi hijo de 4 años por el color rosa. Y puedes ver en la foto tb que lleva las uñas pintadas de ese color.

      Yo creo que el patriarcado lo encarnamos un poco todas y todas lo perpetuamos, mujeres y hombres, víctimas y verdugos. Así que hay que actuar sobre todo el mundo. Creo que sí es posible, pero como estudiante de antropología advierto que no estamos preparados, ni entendemos realmente lo que es una sociedad igualitaria y cómo funciona.

      Me parece fundamental que abordemos este tema en Equo y lo trabajemos concienzudamente, es vital para el futuro que queremos proporcionar a las próximas generaciones.

      Saludos,
      Carolina

  4. Pingback: La hora de la liberación masculina | la política y yo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s