alimentación/comida ecológica/Decrecimiento/economía/gastronomía

Cómo gestionar presupuestos exiguos y conseguir comer ecológico [actualizado con comparaciones]]

Hace unos días leí en un artículo en internet que según un estudio las personas que compraban en una cooperativa de consumo ecológico gastaban menos dinero en comida que el resto de la población. No que pagaran menos cantidad por los alimentos, generalmente las personas que se apuntan a una cooperativa están muy preocupadas por la calidad de la comida que consumen y gastan más para asegurar esa calidad. Pero en números totales gastaban menos porque compraban menos al azar y menos comida que no necesitaran. Esto se debe a que no tienes que ir al supermercado a elegir la comida y por lo tanto no existe el efecto reclamo. También se debe a que comparativamente algunos alimentos  pueden resultar tan caros que compras la cantidad justa que necesitas y no más. Si un yogurt te cuesta 50 céntimos te da igual tirarlo a la basura. Si cuesta cuatro euros, te lo comes pasado y aunque no tengas hambre.

Además soy muy aficionada a la sección de comida de Pinterest, donde se puede ver que las activistas norteamericanas nos llevan décadas de ventaja en esto de consumir menos, ecológico, de temporada y cocinar de forma barata. Además, me encanta como demuestran con sencillas comparaciones cómo en realidad se puede consumir comida ecológica, sana y buena con poco dinero de una forma muy sencilla: contrastando lo que has comprado tú con lo que podrías adquirir por el mismo dinero en comida basura, o en comida precocina, preparada etc. Las comparaciones de un plátano con una bolsa de patatas fritas, o una lata de coca cola hablan por sí solas de dónde se nos va en realidad el dinero a fin de mes en la cesta de la compra.

Comprar ecológico puede resultar más caro a simple vista, pero se puede hacer eludiendo toda una serie de “alimentos” que metemos alegremente en el carro de la compra que en realidad no son alimentos. Me he propuesto explicaros semanalmente mi lista de la compra en la cooperativa, cómo la utilizo después en casa y compararla con cosas que se pueden comprar por el mismo dinero y que en casa ya no consumimos.

Empezamos hoy, esta es mi compra semanal en la cooperativa El Carretó de Poble Sec:

En la foto podéis ver:

Cooperativa semana 8

– 4 aguacates  (800 g aprox.) 5,52€

– 11 kiwis (1,1 kg aprox.) 3,67€

– 6 peras (700 g aprox.) 1,88€

– 4 plátanos (medio kilo aprox.) 1,86 (en la foto falta uno, :-), teníamos hambre)

– 5 naranjas (1 kilo aprox.) 1,50€

– 1 bolsa de preparado para caldo vegetal (contiene: 3 zanahorias, 1/4 de calabaza, 1 nabo, 1 chiribia, apio, acelgas, 1 puerro y 1/4 de repollo) 2,23 euros

Total: 16,67 €

Menos de 17 euros. Os resto a que me enviéis menús para un adulto y un niño en cualquier restaurante por menos dinero. Un sólo menú, :-).

Bien, ¿qué voy a hacer con mis casi 17 € de fruta y verdura esta semana? Para empezar, no voy a tener que ir a la frutería en al menos diez días, con el consiguiente ahorro de tiempo. Yendo a lo concreto: hay al menos dos semanas de desayunos para mi hijo, que toma para desayunar en el colegio una pieza de fruta, en ocasiones dos si son pequeñas, y en otras ocasiones 1 pieza de fruta y un par de galletas, depende de lo que haya comido esa semana. Pongamos: 4 peras, 2 kiwis y 2 plátanos (el quinto día tienen piscina y sólo llevan un zumo).

Eso me deja 2 peras, 1 plátano, 9 kiwis y 5 naranjas. Con las cinco naranjas, generalmente exprimiré una al día para tomar en el desayuno. El plátano puede ser un postre. Los 9 kiwis posíblemente se pueden dividir en un tarro de mermelada de kiwi y 3 postres/meriendas más. Ahora me quedan 4 aguacates y un preparado para caldo. Bien, con el preparado para caldo, un día con mucho trabajo lo suelo poner con agua y sal a fuego lento… y ya está. Generalmente lo uso como fondo para otros platos (añadido a las albóndigas para preparar la salsa, para preparar un arroz, otras verduras… mmm), pero también lo puede tomar el niño en sopa con fideos, generalmente con la zanahoria y la calabaza hecha trocitos. Las verduras se sacan, se hacen puré y se usan para hacer fondos para salsas para otros platos…). Y los cuatro aguacates… seguro que a nadie se le ocurre qué hacer con ellos, 🙂 Yo probablemente cenaré ensalada de aguacate varios días esta semana y si sobra puedo hacer un delicioso dip de aguacate y queso.

Las odiosas comparaciones llegarán mañana en una nueva entrada. Por la sencilla razón de que conseguir precios de supermercados en España por internet parece misión imposible.

Pero ofrezco una:

5 kilos de fruta y verdura ecológica = 2 entradas para el cine + palomitas + 2 coca colas

Cuando la comida cuesta lo que vale, la valoras más y piensas mejor en qué gastas cada céntimo. La comida que va a la basura se reduce y así y todo, te disgusta tirar algo que te ha costado tanto dinero. Cada día aprovechas más y mejor, no dejas que nada se ponga malo y dejas a un lado caprichos y remilgos. Y el mes que te sobra para ir al cine, lo disfrutas el doble, y te llevas el bocata y la bebida de casa.

**ACTUALIZACIÓN: COMPARACIONES**

Ayer pasé por el supermercado al lado de mi casa, un Jespac y en un vistazo rápido anoté mentalmente los siguientes precios:

yogures tipo suisse infantiles, pack de 12: 2,59 €

pizza refrigerada: 2,64 €

pasta rellena precocinada: 3,15 € (y estaba de oferta)

Si cogemos mi lista de precios:

6 frutas, equivalentes a 6 desayunos/postres/meriendas = 12 yogurcitos infantiles (mi hijo se toma dos cuando los compro)

Si cogemos las peras, por ejemplo son 1,88 € contra 2,59 €

La pasta rellena para mí son dos cenas, normalmente dividía el paquete en dos. Son dos cenas a 1,57 €. Ayer cené un aguacate aliñado con aceite y sal con un puñado de arroz. Cada uno de mis aguacates me ha costado 1.38 €

Si contamos la pizza a 2,64 como una comida única, lo puedo comparar con mi preparado para caldo a 2,23 €. Con ese preparado tendré cuatro litros de calso y unas generosas raciones de puré de verduras. Gana por goleada mi caldo.

Resultados

¿Cuál es el resultado de todo esto? Es cierto que si coges un aguacate del supermercado y lo comparas con un aguacate ecológico de mi cooperativa, el tuyo es más barato. No es cierto que tú compres más barato que yo al final de mes. No es cierto que se necesite más dinero para comprar comida ecológica. Lo que es cierto es que no puedes comprar lo mismo. La cesta se equilibra comprando más verdura y haciendo mejor provecho de la misma.

El resultado también es que mi hijo come varios kilos de fruta a la semana. El resultado es que yo, una persona a la que no le gusta la fruta, termino comiendo fruta casi todos los días para que no se malgaste nada, en una u otra composición. Otro resultado es que tenemos una verdadera dieta mediterránea basada en frutas, verduras, cereales enteros, y legumbres. Comemos poca proteina animal.

En esta casa hace meses que no se compra: comida precocinada, comida para calentar en el microondas, embutido, paté, refrescos, palomitas, patatibris, preparados cárnicos (hamburguesas, salchichas), salsas. Y puedo confirmar que cada vez comemos mejor (porque aprendo mejores recetas, mejores conservaciones, mejores cocciones, preparaciones para alimentos de temporada poco conocidos o poco usados…), no gastamos más dinero y tenemos más tiempo para estar en familia porque no tenemos que pasar por el super.

 

2 pensamientos en “Cómo gestionar presupuestos exiguos y conseguir comer ecológico [actualizado con comparaciones]]

  1. Es verdad, una cooperativa te cambia la vida.

    Si no recuerdo mal, hará casi tres años fundamos una cooperativa de consumo de verduras y frutas ecológicas en la Universidad Autónoma de Barcelona. Pagaba 13€ por una cesta de verduras con opción a añadirle fruta por 4€, total 17€ por semana. Dinero que iba para agricultores de la zona.

    Estuve comprando la cesta durante unos 7 meses hasta que dejé la universidad en verano. En ese tiempo mis ábitos alimentarios cambiaron. Prácticamente dejé de comer carne, porque la cantidad de verdura era muy grande para una sola persona. Aprendí a cocinar verduras que nunca antes había visto, comprado o comido. Adelgacé, perdi esos kilillos que me sobraban, y me sentía satisfecho con lo que compraba y lo que comía.

    En cuanto pueda intentaré otra vez consumir local y de temporada.

  2. totalmente de acuerdo. Yo hago lo mismo, compro solo ecológico o de agricultor local . Mejor para el bolsillo, para el agricultor, para mi, para todos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s