Decrecimiento/economía/Educación/feminismo/maternidad/Mujeres/patriarcado/Política

Periodo de adaptación

Hoy no voy a hablaros de política, voy a hablaros de la vuelta al cole. Mañana lunes finaliza el temido periodo de adaptación, y en Cataluña lo celebramos con una huelga de transporte público. Para los que no sois padres, os invito a leer lo que es el periodo de adaptación en este ilustrativo blog de El País.

Mi hijo empieza P3. Tras el infierno de llevar al niño a la guardería y escuchar sus angustiantes lloros día tras día hasta el último este pasado julio, el retoño ha celebrado el proceso de adaptación con un “adiós mami” cada mañana y cara de “vete ya, que molestas” para sorpresa y regocijo de sus papás. Mañana quizás no le haga tanta gracia cuando en vez de jugar dos horas ininterrumpidamente empiecen las reglas, las siestas indeseadas, las comidas a horas no acostumbradas.

Hace unos días leía en la prensa feminista que el estado se estaba desentendiendo de una serie de servicios sociales (a saber, educación infantil, sanidad, alimentación escolar, seguridad social de las madres etc.) que repercutirían en las estadísticas laborales de las mujeres, que volverían a  casa para asumir, precaria y gratuitamente, estos servicios. Algo que por lo visto sucede con cada nueva crisis del capitalismo. La información así expresada y acompañada de datos estadísticos me dio qué pensar. Paralelamente me encuentro con esta afirmación en el blog de Ibone Olza:

Mientras los niños juegan, saltan, se disfrazan. Entran y salen del aula, escuchan, comen, aportan. Bailan. Los colegios actuales, con esos patios y esas vallas, ¿cómo podemos dejar ahí a los seres que amamos?

¿Porqué ya no se construyen edificios con amor?

Y me pregunto si en vez de vendernos al estado del bienestar cada día por un trabajo mal pagado, dejando a nuestros hijos encerrados en esos patios y esas vallas, no sería mejor que los padres y las madres pudiéramos dedicar el tiempo necesario y el tiempo que queramos a estar con ellos, para poder alimentarlos, educarlos y sanarlos. ¿Es un servicio que debe proporcionar el estado o es un servicio que pueden proporcionar las familias a cambio de una remuneración del estado? Qué maravilloso sería recibir el reconocimiento de la sociedad por el trabajo que se hace en casa. Qué maravilloso poder tener vidas y trabajos compatibles con las niñas, sin necesidad de encerrarlas para que no molesten.

En cambio, paso la tarde del domingo castigada a repetir una y otra vez el nombre de mi hijo  hasta dudar del orden correcto de los apellidos en pegatinas con osos que luego pasaré a planchar en toda su ropa. Estudiando el menú escolar para asegurarme que come adecuadamente en casa y en el colegio. Pensando si hago lo correcto, si no estoy dando por sentado un sistema que podría ser otro.

La actividad que se hace en casa (cocinar, limpiar, coser, planchar, educar, sanar, cuidar) es trabajo y debería ser remunerado y contabilizado en el PIB. Es un servicio que ahora que el estado nos niega, pasarán a hacer las más desfavorecidas por el mercado laboral, las mujeres, gratis, sin seguridad social y sin seguro de accidentes. En el caso de que estas sean tan afortunadas de tener un trabajo tal y como están las cosas, lo harán las abuelas. Gratis y sin seguridad social. Invisibles todas.

En Suecia los padres que deciden salir del mercado laboral y quedarse en casa para cuidar a sus hijas reciben una renta. Además, la madre cuenta con una baja laboral de 18 meses. Y aquí os dejo, sin hablar de política, que aún quedan muchas cosas por preparar para mañana.

Porque elegir y decidir cómo comen, se educan y conviven nuestros hijos, y quién les da de comer y les educa, no es política, ¿no?

Un pensamiento en “Periodo de adaptación

  1. Lamentablemente mucho de lo que dices en este post, va un poco mas o menos de politica! y es que el sistema ha invadido hasta nuestras casas. Ahora veo que tenemos la capacidad de ver cuanto daño hacen los sistemas de educacion convencionales, pero aun asi como tu y muchas madres mas, nos matamos la cabeza pensando en que come el niño y que no, en que si se portara bien, en los utiles, ¿uniformes? asi tan solo sea un delantal, esto no deberia existir!

    En mi pais, se estan cambiando las reglas, las bajas, para padres y madres, seran de 2 años, la jornada semanal de trabajo bajara sus horas, y se daran 2 dias de descanso al empleado, eso en modo de afianzar la familia y los valores, y sinceramente no me puede encantar mas, en Venezuela puede haber un cambio
    Saludos y abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s